Nuestra identidad y llamado como Iglesia para esta nación ha sido y es inundar a Colombia de las alabanzas celestiales de la presencia de Dios. Alabanzas proféticas y apostólicas; alabanzas que revelan, dirigen, sanan, liberan, salvan, consuelan.

Es nuestro anhelo glorificar juntos al Dios vivo, “al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios” (1 Timoteo 1:17).

En medio de la adoración y a través de expresiones proféticas como el cántico nuevo, la danza, las banderas y estandartes, o en bellos tiempos de intimidad con Él, recibimos de Su Espíritu, amor, gozo, paz, fe, consolación, fuerza… además de sanidades y liberaciones que llevan a un cambio radical en la vida del creyente y del que aún no le conoce como su Señor.

Si tocas con solvencia un instrumento, o tienes el don de una buena voz y oído musical, puedes ser formado como adorador en espíritu y en verdad en el ministerio de alabanza y adoración Comunife.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Charla con nosotros