Blancos Oración 2018

SEÑALES Y PRODIGIOS EN COLOMBIA
Padre, en el nombre de Jesús, creo lo que está escrito en Tu Palabra, que viniste a salvar a los perdidos (Lc.19:10). Oro por los violentos, te pido perdón por sus amotinamientos (Sal.2:1), porque piensan cosas vanas. Ato en Tu nombre los espíritus de confabulación y violencia y te ruego que envíes obreros a Tu mies (Mt.9:38) que les compartan con denuedo el Evangelio, mientras extiendes Tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de Tu santo Hijo Jesús (Hch.4:25-30).

LIBERACIÓN PARA LOS DROGADICTOS
Padre, en el nombre de Jesús, vengo confiado a Tu presencia para interceder por aquellos que están esclavizados con cualquier atadura. En Tu poderoso nombre, ato los espíritus de adicción al alcohol, a las drogas, a la pornografía, etc. y declaro que los presos agobiados serán libertados pronto; no morirán en la mazmorra ni les faltará su pan (Is.51:14). Hablo a su espíritu: Sean abiertos sus ojos que están ciegos, salgan de la cárcel de adicción los que moran en tinieblas. Y te doy toda la gloria y la alabanza a Ti, Señor (Is.42:7-8).

DESTRUYENDO LAS OBRAS DEL DIABLO
Gracias, Padre, por Jesús que vino para deshacer las obras del diablo (1Jn.3:8). Creo en Tu Palabra cuando dice que todo cuanto ate en la tierra será atado en el cielo, y que todo cuanto desate en la tierra será desatado en el cielo (Mt.18:18). Con esta seguridad, ato el espíritu de adivinación, brujería y satanismo en Colombia y declaro Tu verdad: Me has dado potestad de hollar serpientes y escorpiones y sobre toda fuerza del enemigo y nada me dañará (Lc.10:19). Además, creo que el Dios de paz aplastará en breve a satanás bajo mis pies (Ro.16:20).

NO MÁS HOMICIDIOS
Padre, en el nombre de Jesús doy gracias por la integridad y el poder de Tu Palabra: Declaro que aquellos que moran en tierra de sombra de muerte, luz resplandece sobre ellos (Mt.4:16). Te pido perdón por sus manos derramadoras de sangre (Pv.6:17), por sus pies que se apresuran para derramarla (Ro.3:15). Me acerco a Ti, el mediador del Nuevo Pacto por Tu sangre derramada para el perdón de los pecados (Mt.26:28), y declaro que la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús, los hace libres de la ley del pecado y de la muerte (Ro.8:2).

COLOMBIA, LIBRE DE LA CORRUPCIÓN Y EL PECADO
Padre, en el nombre de Jesús te pido perdón por la corrupción en nuestra nación. Tu Palabra dice que el amor al dinero es la raíz de todos los males, así que en Tu nombre, ato el espíritu de codicia que ha traído destrucción y perdición a Colombia (1Tim.6:9-10). Perdona los corazones habituados a la codicia (2Pe.2:14); inclina en la dirección que quieres a nuestros dirigentes, pues ellos están en Tu mano y sus decisiones son dirigidas por Ti (Pv.21:1).

COLOMBIA, LIBRE DE IMPUREZA SEXUAL
Padre, te doy gracias porque puedo orar en el nombre de Jesús, por medio de Tu Espíritu y de acuerdo con Tu Palabra. Te pido perdón por los que en nuestra nación no te glorificaron ni dieron gracias por Tu eterno poder y deidad, sino que se extraviaron en sus inútiles razonamientos y se les entenebreció el corazón. Por eso ahora caminan en impureza sexual, en perversión, en pasiones vergonzosas, en actos indecentes (Rom.1:18,21-27). Pero has mostrado Tu amor por Colombia en que siendo todavía pecadores, Cristo murió por nosotros (Rom.5:8). Confieso estos pecados pues eres fiel y justo para perdonar y limpiar a Colombia de su maldad (1Jn.1:9).

NO MÁS ABUSO EN COLOMBIA
Padre, en el nombre de Jesús te ruego que tengas piedad de nuestra nación conforme a Tu misericordia. Conforme a la multitud de Tus piedades borra nuestras rebeliones, lávanos más y más de nuestra maldad y límpianos de nuestros pecados (Sal.51:1-3). Reconozco los abusos que se han cometido en Colombia, abusos de autoridad, de confianza; maltrato verbal, emocional o físico entre padres e hijos, esposos y esposas, jefes y empleados… Lávanos, purifícanos, crea un corazón limpio y renueva un espíritu recto en nuestro país (Sal.51:7-10) porque eres poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que podemos imaginar o pedir, según el poder que actúa en nosotros (Ef.3:20).

LA VIDA DE DIOS EN COLOMBIA, EN VEZ DEL ABORTO
Padre, en Tu Palabra está escrito que los hijos son Tu herencia y que los frutos del vientre son una recompensa (Sal.127:3). Hoy confieso que en Colombia hemos pecado contra Ti, se han abortado los hijos que diste como herencia a la nación. Reconozco que en ella se cometen asesinatos, pues se ha terminado con la vida de pequeños embriones que viste apenas entretejiéndose en las entrañas de sus madres (Sal.139:13). Señor, perdónanos, derrama sobre nosotros un temor santo y que venga Tu Espíritu con convicción de pecado, justicia y juicio (Jn.16:8). Y en Tu nombre declaro que en Colombia escogemos la vida y la bendición para que vivamos nosotros y la descendencia de nuestra nación (Dt.30:19).

PERDÓN POR LA IDOLATRÍA EN COLOMBIA
Padre, reconozco que en Colombia hay idolatría y adivinación. Te pido perdón porque hemos amado excesivamente a las personas o las cosas antes que a Ti; hemos hecho ídolos de los hijos, de los cónyuges, los amigos, las capacidades, el trabajo, el dinero… Le hemos dado prioridad a nuestros proyectos antes que a Tus propósitos; hemos sido obstinados y rebeldes, desobedientes a Tu Palabra y no te hemos prestado atención (1Sam.15:22-23). Te ruego que cambies el corazón de piedra de los colombianos en un corazón de carne (Ez.11:19), que apresures Tu Palabra para ponerla por obra (Jer.1:12). Y hoy declaro que yo y mi nación te amamos como nuestro Dios y Señor, con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas y con toda la mente, y que amamos al prójimo como a nosotros mismos (Lc.10:27).

SANIDAD PARA LA ECONOMÍA DE NUESTRA NACIÓN
Padre, está escrito en Tu Palabra que Tu bendición trae riquezas, no trae dolores ni añade tristeza (Pv.10:22). Por eso, hoy reconozco que mucha riqueza en Colombia no es Tuya sino que es fruto del amor al dinero, de la codicia, raíz de todos los males. La codicia ha añadido dolor, tristeza y muerte pues ha quitado la vida a sus poseedores (Pv.1:19). Habitantes de nuestra nación, queriendo enriquecerse, se han hundido en destrucción y perdición (1Ti.6:9-10). Padre, es justa Tu indignación, perdónanos y no contiendas para siempre con Colombia. Con Tu perdón y la autoridad del nombre de Jesús, ato el espíritu de codicia; allano, barro y quito los obstáculos y declaro Tu Palabra: Sanarás y consolarás nuestro país (Is.57:14-19).

MEDIOS DE COMUNICACIÓN PARA EL REINO
Padre, con la autoridad que me has dado en el nombre de Jesús para atar en la tierra y que sea atado en los cielos (Mt.18:18), ato la potestad que ha obstaculizado el anuncio y la publicación de Tu Palabra por medios escritos o audiovisuales. Te pido perdón por el mal uso que algunos han hecho de estos medios pues han sembrando engaño, impureza, perversión, contienda, idolatría, hechicería, falsas doctrinas; les prohíbo actuar a estos espíritus de las tinieblas. Desato Tu favor como un escudo alrededor de los justos para que comuniquen Tu Palabra (Sal.5:12), y desato los pies de los que traen alegres nuevas, de los que anuncian la paz, de los que publican salvación (Is.52:7).

CLAMOR POR COLOMBIA Y SUS GOBERNANTES
Padre, te pido perdón porque en nuestra nación hemos hecho lo malo. Nuestra nación se ha corrompido en extremo contra Ti (Neh.1:6-7). Confieso el soborno, el engaño, la mentira, la crítica, la contienda, las alianzas con las tinieblas y toda clase de injusticia. Pero dice Tu Palabra que si nos humillamos, oramos, buscamos Tu rostro y nos convertimos de nuestros malos caminos, oirás desde los cielos y perdonarás nuestros pecados y sanarás a Colombia. Te doy gracias porque Tus ojos están abiertos y Tus oídos atentos a la oración que se eleve en nuestro país (2Cr.7:14-15). Y en el nombre que es sobre todo nombre, Cristo Jesús (Fil.2:9), ato el espíritu de codicia en Colombia y declaro que habrá justos que gobiernen en el temor de Dios (2Sam.23:3).

RECONCILIACIÓN PARA LAS FAMILIAS EN COLOMBIA
Padre, doblo mis rodillas delante de Ti, de quien reciben su nombre todas las familias de nuestra nación. Te pido que por medio del Espíritu y con el poder que procede de Tus gloriosas riquezas, las fortalezcas en lo íntimo de su ser interior, para que habite Cristo por la fe en sus corazones (Ef.3:14-17). En el nombre de Jesús, ato el engaño, la contienda, la deslealtad, la división en las familias de Colombia; y desato en ellas la verdad, la paz, la lealtad, la unidad y el amor Tuyos. Declaro que en la cruz Jesús derribó toda pared de separación, abolió las enemistades e hizo la paz, reconciliando con Dios a padres e hijos, esposos y esposas, hermanos y hermanas en un solo cuerpo, en una sola familia, la familia de Dios (Ef.2:14-19).